8/10/07

Sigo viéndolos

Cuando necesito ayuda para intentar sacar las camis adelante, y al menos este primer año será constantemente, prefiero acudir a desconocidos o que apenas conozco, tiene más sentido y es mil veces más divertido que tener que acudir a personas que de forma natural tendrían que ofrecerse en lugar de darles yo el coñazo. Las pocas veces que he confiado en alguien supuestamente cercano luego he comprobado que ni sus amigos más íntimos sabían la existencia de la web. Porque ayudar está de puta madre siempre y cuando el ayudado esté sometido a un sistema en el que la necesidad de ayuda es evidente, te ayudo porque creo que estás tan puteado como yo o mejor aún, estás más; lo que viene a ser una masturbación a dos bandas. Pero no esperes a que cualquiera te ayude a salir adelante cuando no demuestres estar realmente jodido, nada funciona mejor que el victimismo por sutil que sea; olvídate si ven que disfrutas plenamente de tus ideas, que gracias a ellas tienes momentos de realización, y que encima confías en sacarte algún día el plato de macarrones (atún+mayonesa) sin querer pasar por ningún aro, con sufrimiento todo funciona más rápido. Hay que descansar poco y producir mucho, currar como un burro en lo que sea mientras cumplas el mandamiento del burro, e ir luego lo suficientemente lexatinizado como para que la frustración no te haga fantasear con cargarte al primer gilipollas que ose darte los buenos días.
Soy consciente de las barreras, pero detrás de algunas de ellas
hay vidas que se erizan con otras
... en ocasiones, sigo viéndolos.