2/3/08

Déjame ir, madre

Somos muchos los que no podemos presumir de una relación auténtica con nuestros progenitores
Los padres no se eligen,
esta frase que parece tan sencilla es demasiadas veces una auténtica putada, y no pocas una tragedia.

Ésta es la historia de un genocidio al que me avergüenza denominar así o de cualquier otra manera por no haber palabras. Pero también es la historia de una hija frente a una madre que nunca eligió, una madre que la abandona con apenas unos años para dedicar cada uno de sus días a la exterminación de la población judía. Una madre que deja en su piel tanto dolor como curiosidad. Una curiosidad que querrá saciar en un último encuentro lleno de miedo, duda y repugnancia hacia su propia sangre.

Esta historia que retrata la realidad de Helga Schneider, es un breve libro de 160 páginas que puede leerse del tirón en menos de tres horas, la mejor manera de empaparse por completo sin que extensas tramas históricas y políticas intermedien en lo esencial, en un sufrimiento invisible y sin límites, sin parones con los que continuar nuestros quehaceres cotidianos mientras millones de personas son torturadas y asesinadas de las maneras más crueles que uno puede imaginar.
El libro tiene una lectura tan veloz que no se es muy consciente de la información que se está recibiendo, horas después puedes quedar tan hundido como para no entender la relación entre "lo sucedido" y la continuidad del mundo, con un mínimo de conciencia te sientes culpable de que aquello pueda ser leído.


"DÉJAME IR, MADRE"
•Autor: Schneider, Helga
•Título Original: LASCIAMI ANDARE, MADRE

4 comentarios:

  1. Me lo apunto Rakela.

    Viene con tu garantía.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. A mí me cuesta mucho leer cosas tan dolorosas.
    El tema judío me afecta mucho.

    besitos Queen

    ResponderEliminar
  3. Me pasa lo mismo que a Lena, será posible...

    Besitos LaraK

    ResponderEliminar
  4. Me lo apunto, niña. Tiene buena pinta, y me gustan los libros así, cortitos y que se lean rápido y te enseñen mucho.

    Besos

    ResponderEliminar