28/3/08

Rápido, cómodo y gratuito.

Rápido, cómodo y gratuito.

Ojalá muchos servicios de máxima necesidad fueran así, pero no, yo conozco pocos tan efectivos como el de "retirar animales".

LaRakeLa puede ser más inocente y brevas de lo que yo misma imaginaba, resulta que yo hasta el día de ayer creía que estaba prohibido cargarse perros, que ese cruje de tresmileuros por abandono respondía más a un intento de sensibilización que a una multa por deposición de "elementos extraños" en la vía pública.

Ayer, mientras buscaba protectoras para el "brown-dog" abandonado en el Floridablanca me enteré de que no se pena el hecho de querer deshacerte de tu perro, sino el hecho de que se haga en la calle. Yo estaba convencida de que el microchip era obligatorio entre otras cosas para responsabilizarte de tu animalillo, y que en caso de negarte a ello deberías pagar como mínimo esos tresmileuros. Y claro, he flipado cuando no sólo leí sino que un redactor del "20 minutos" aconsejaba que en caso de haber decidido acabar con tu mascota llamaras directamente a la perrera (no a una protectora, pues ya que lo tienes decidido, uno que se quitan rápido. Hablamos en cualquier circunstancia, no por enfermedad o peligro), ellos se encargan de cepillárselo recogiéndolo a domicilio y con la gran ventaja añadida de ahorrarte ni más ni menos que tres mil euros!! Vamos, que en esta sociedad en la que se paga hasta por autoescupirse a más de un degenerao le entrarán ganas de quitarse de en medio a su ya viejo y molesto "janfry" con tal de experimentar ese ahorro virtual.

Al fin y al cabo todos deseamos para cualquier menester un servicio rápido, cómodo y gratuito. He aquí uno.
Pero muy extraño y pestilente, por lo que se aconseja que si está pasando por una mala racha y fantasea con liquidar a sus animales, no ceda a su primera ida de bola, piénselo dos veces, tres, cuatro y hasta mil. No se deje llevar por estas grandes facilidades y resístase a la tentación de esta oferta.


PD: "Browndog" no estaba ya esta mañana en el jardín, ni las vasijas, ni la comida, ni el agua. No le han dado ni un día de tregua, ahora estará en la perrera con las horas contadas.
Cuando los funcionarios desayunan bien son la eficacia personificada.