19/1/10

Mientras somos testigos de cómo la ayuda llega o no llega, de cómo una locura de lo más primate perdura miles de años después, seguimos con nuestras vidas; con nuestros propios infiernos, con nuestras despertadoras ensoñaciones. Entre las mías, mis primos protagonizan buena parte.




"Un niño siempre puede enseñar tres cosas a un adulto: a alegrarse sin motivo, a estar siempre ocupado con algo, y a saber exigir con todas sus fuerzas aquello que desea." LA QUINTA MONTAÑA (PAULO COELHO)