26/1/10

LUCKY STAR: Woody



Aunque el gato tenga fama de mayor longevidad, un perro bien cuidado también puede tocar las dos décadas, incluso estando enfermo. Sin embargo, muchas personas pasados los primeros años de subidón, cuando el perro no está ya en to-lo-suyo, se desvinculan emocionalmente del animal "para luego no pasarlo tan mal".
Esto se traduce en, básicamente, no cuidarlo y pasar de su jeta bigotuda (el mío tiene más bigotes que mi gato); mucha más gente de la que creemos llegan al extremo de apartarlos totalmente de su vida (con excusas de comportamiento, tamaño o vejez) considerando que bastante hacen con darles de comer y un espacio, están encerrados y rara vez ven la calle. A veces esas personas están en nuestro entorno más cercano, y nuestras relaciones personales con ellas entran en un complicadísimo conflicto. Pero de ello no quiero hablar...
Porque en mi blog, quienes más protagonismo tienen, son los vivos, las personas que inyectan vida al resto de seres. Y una persona que no ama a los animales, nunca, absolutamente nunca, será un vivo; podrá conseguir muchas cosas en su camino, pero nunca podrá demostrar que no las ha conseguido en estado catatónico... :O



Fernando Tejero va con su perro Woody a rodajes, entrevistas y lo que se tercie. Aquí lo vemos, muy recientemente, con su fiel compañero de viaje. Creemos que no es sólo su compacto tamaño lo que lo incita
fuente: Revista Semana.
-