10/5/10

Que se mueran los feos.


Anoche fuimos al cinema a ver esta peli española con la que tanto mi acompañante como yo nos echamos unas risas, aunque bien es cierto que tampoco necesitamos mucho para hacerlo. Javier Cámara, tal como el Benito del post anterior en "Bajo las estrellas", es un trompetista que toca además otros palos menos artísticos. Él cree o los demás le han hecho creer que su vida es un pastelazo como los que echa su vaca por ser más feo que un parto de lagarto (lo siento, hacía mucho que no lo decía y me ha atacado la nostalgia). El parto-lagarto encuentra el amor y ahí se soluciona todo porque se supone que ya hay aceptación y buen rollete. Una especie de moraleja aparece al final de la peli, algo así como que sólo amas a alguien cuando estás dispuesto a hacer el ridículo por ese alguien; pero claro, qué hay de los que tienen demasiado desarrollado el sentido del ridículo, o el otro extremo, qué pasa con los atrevidos más inconscientes? Con sus idas de bola tendrían ventaja.

La peli tiene bastantes momentos divertidos, aunque las historias paralelas a Javier se desarrollan muy poco, y hay tanta historia del prota que pareciera que el pobre estuviera deseando que acabara la peli para acabar un poco menos traumatizado.
A la maravillosa Ingrid Rubio la estropician un poco, a Pujalte y Tristán Ulloa no le sacan mucha punta, Juan Diego Y Carmen Machí lo mejor de la peli; y Kira Miró, una lástima que siempre la saquen dos minutos de tipazo y despachada..., esta divina un día se toma la justicia por su mano y produce un largometraje de plano fijo bajo monólogo de hora y media.
Monólogo interior, que jode más.

_____________

No hay comentarios:

Publicar un comentario