29/6/10

IRLANDA - Espido Freire

Sagrario ha muerto muy joven. No ha podido siquiera imaginar qué hay detrás de todas esas esquinas que no doblamos. Su hermana Natalia intuye que, tras ellas, hay algo más que vacío. Por ello, a pesar del gran dolor que ha supuesto la enfermedad de su hermana, Natalia se queda en el mundo, su mundo; acompañada siempre por sus animalescas pesadillas va a vivir con sus primos un verano que cicatrice heridas. Pero la belleza de lo contemplado en aquella casa dilata una sensibilidad con la que percibir luego todo mal heredado. El amor y la ira han de turnarse para alentar los corazones de Irlanda.