28/11/11

Manuel Cruz


"El mundo cada vez se hace más duro, más inhabitable. Esta dureza, que tiene que ver con cuestiones económicas, políticas y sociales, ha terminado por contaminarlo todo. Todo está contaminado por una estructura del mundo injusta, antagónica y competitiva. Amar se ha puesto muy difícil, extremadamente difícil por una cruel paradoja: en el momento en el que más lo necesitamos, el amor es probablemente uno de los últimos refugios que nos quedan.
Los personajes de los diálogos de Platón hablan del amor en pie de igualdad con temas como la república, el bien, las leyes...Están en el mismo rango. No existe un estado al margen de las emociones.
Me gustaría ser recordado por las personas que he amado en sentido amplio, a las que me he dirigido, a las que he buscado como interlocutores. El odio no tiene grandeza, y aunque no están los tiempos para muchos epitafios, es inconcebible que alguien quisiera ser recordado en términos de "aquí yace una persona que odió desesperadamente a sus enemigos".
Las condiciones materiales y sociales del imaginario colectivo se están transformando a una velocidad brutal poniéndonos tan difícil el amor, que nos han puesto difícil hasta decir la palabra, que ya es ponerlo."
MANUEL CRUZ, autor de "Amo, luego existo."

No hay comentarios:

Publicar un comentario