6/12/11

Esa mala película que no deberías perderte.

Un mundo futuro en el que ni niños ni adultos son víctimas de raras enfermedades, dolencias generalizadas o el definitivo ataque de la vejez. En un mundo futuro uno no sólo no envejece sino que tiene la posibilidad de vivir cientos o miles de años. Los poderosos, los ricos, lo son en tiempo y vida; los pobres, luchan a diario por conseguir algunos minutos aislados en ghettos que eviten el robo a las altas esferas. No existe el dinero. Uno trabaja, miente, se prostituye o mata a cambio del bien más preciado, el único bien: el tiempo.

Desde luego nuestro camino tendría mucha más poesía si al acercarte a un amigo sin blanca en lugar de 50 pavos le prestaras 50 minutos de aliento. Realmente práctico sería el suicidio traspasando todos los años ahorrados a tu persona menos odiada.

Según la opinión generalizada se trata de una visión catastrofista del futuro, a mí me parece que también puede resultar fascinantemente positiva tanto en la práctica como en idea filosófica. Los males que se retratan no son superiores a los que ahora padecemos: miedo, ambición, y la permanencia de una estructura social estratificada por encima del bien común. Para que unos vivan eternamente, otros tienen que vivir lo justo, para ello se ejerce presión y manipulación en el precio de los servicios y artículos básicos, lo que ayer valía 5 minutos mañana puede costarte media hora. No sólo no difiere mucho del presente sino que a algunos nos parece que, para estar socialmente puteado, más sentido tendría estarlo para y por el tiempo en lugar de seguir aplastándonos en un obsesivo coleccionismo de papel-moneda creado para limitar aún más una vida de por sí limitada. Los bancos de "In Time" almacenan millones de años mientras una gran población se ve obligada a vivir al día, lo que hace que esta peli deje de ser de ciencia-ficción para ser una metáfora valiente, radikal, una maravilla  nunca antes recreada. Y con lo nunca visto suele ocurrir que no hay medias tintas, o le exiges que sea perfecta o la aceptas tal como viene. Aunque me parece casi imperdonable la manera tan ridículamente fácil de robar el tiempo, al final valoro las creaciones en base a su atrevimiento y originalidad y paso por alto todo tipo de carencias y defectos. A "In Time" se le critica secuencias sin credibilidad y diálogos horribles, y no digo que no haya, pero ese tufo a serie-B también mola, hace referencia a ese tiempo en el que disfrutábamos del cine sin demasiadas críticas, análisis ni mariconadas, dejándonos llevar por el ocio y las creativas intenciones. También se le critica una falta de contenido y escenografía a fin de que podamos visualizar ese futuro, pero cuando una idea-base es realmente buena, poco más deberíamos necesitar. Yo necesité más, pero de lo mismo que ya me había sido dado, más capítulos del imaginario del autor tal y como él quisiera crearlos. Cuando disfrutamos de un mundo tan lejano como posible, (esa especie de "fantasía asimilada" que pocas veces experimenté al modo de "V, los visitantes"), uno desea que esa nueva realidad se prolongue ya sea en serie o en un eterno cómic, entre en detalles y nos regale todo tipo de imágenes con las que adentrarnos en un vida que ya no esperamos a que sea futura, de inmediato la convertimos en paralela.
Mucho más que suficiente para recomendar esta increible mala película.

No hay comentarios:

Publicar un comentario