25/1/12

Érase una vez un jurado popular sublime, fascinado por su poder de justicia para el pueblo, inmunes a las golosas dádivas que de ser aceptadas arruinarían la esperanza de sus iguales. Érase. Érase en algún puto cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario