18/2/13

La academia cual príncipe torero.

El cine besa el obstruido culo de la españa taurina,
con este beso Caspanieves despierta y puede así entregar "a tiempo" su curriculum.
En España hasta los cuentos infantiles son prostituidos.


 Faena perfecta para insistir en el lado artístico de la tortura, una fotografía espectacular y una bella expresividad con la que me han embelesado todos aquellos fotogramas que podían ser sacados de su deplorable contexto.
Pero no existe el talento donde no hay reinvención, sólo existe la técnica, el golpe de efecto y un inútil y duro trabajo de sedimentación. No hay aportación, no hay valentía, sólo un imperdonable deseo de seguir transformando el estancamiento de un país que arde como un correbous en algo digno de contemplación aplaudida.
Pero seguramente me equivoco, y a ojos de nuestros gobernantes es una obra de arte, consideración que sin duda resume el argumento original de Caspanieves.