22/2/13

SALUD y LIBERTAD

Desde que el mundo comenzó a contar realmente historias de mujeres todas las historias tejieron siempre con el mismo hilo: todas nacían lozanas mariposas para convertirse en prisioneras larvas. Sólo algunas de ellas lograron experimentar otras metamorfosis. "De tu ventana a la mía" me asomo no sólo al dramatismo de cualquier película protagonizada por hembras apasionadas, contemplamos la consciencia femenina en toda su crudeza por romántico y lírico que sea el bellísimo envoltorio.

Cuentan los que saben de cine que a pesar de su gran belleza la cinta queda preñada sin descanso de pretenciosidad, no es lo que nos ha transmitido a muchos; y si de ello hubiera pecado la autora, consideremos entonces que tal vez las féminas más atrevidas y pretenciosas fueran las únicas que lograron encontrar al final sus propias alas, aunque fueran pisadas finalmente por ese mismo atrevimiento. Pero habiendo vivido al menos un dolor de poesía diferente a quienes mantuvieron las sumisas formas que toda época dicta a sus mujeres.