30/3/13

"Fue hace ya casi quince años desde la filmación de la película -Siete años en el Tíbet- .
En septiembre de 1996, el actor norteamericano llegaba a la provincia para filmar la mayoría de las escenas de la película Siete años en el Tíbet. DE AQUELLA EXPERIENCIA HAY UNA HISTORIA QUE MUY POCAS PERSONAS CONOCEN PORQUE, EL MISMO ACTOR PIDIÓ QUE NO SE CONTARA HASTA QUE NO SE HUBIESE IDO DEL PAÍS. RECOGIÓ DE LA CALLE UNOS 15 ANIMALES VAGABUNDOS, LA GRAN MAYORÍA PERROS, UNO DE ELLOS SE LO LLEVÓ JUNTO CON UN GATITO MESTIZO ABANDONADO, PREVIA DESPARASITACIÓN Y CASTRACCIÓN. EL RESTO LOS REGALÓ CON UNA FOTO AUTOGRAFIADA.
Pitt , sensible amante de los animales, es habitual verlo acariciar a estos perros vagabundos. En Mendoza, se encariñó con varios de los que a diario aparecían por el set de filmación. En total fueron 13 callejeros los que recogió en la zona de Uspallata, no sólo para alimentarlos, sino también para darles atención médica y ubicarlos en hogares responsables. Para eso, mandó a reacondicionar un camión que sería utilizado para el traslado de los animales hasta la clínica veterinaria de Sergio Biglieri, en Chacras de Coria. Entre los animales se encontraba un dogo argentino que le regalaron al actor.
Todos los dias llegaba el "canil móvil" hasta la clínica veterinaria y los animales eran atendidos según sus necesidades.
Según el medico, un secretario personal del actor se acercó "para preguntarnos si estábamos dispuestos a atender médicamente los animales, con la única condición de que no se difundiera el tema hasta que Pitt se hubiese ido del país". Esta fue la razón por la cual nunca se supieron más detalles de lo sucedido. Se conocía que tanto el actor como su novia se habían llevado perros a Estados Unidos, pero nada se sabía de esta obra de bien.
Tras las respectivas operaciones, el actor los regaló a algunas personas de Uspallata y a otras de Chacras de Coria, junto a una foto de él mismo con un agradecimiento. “Claro, el 99,9% de quienes adoptaron estas mascotas fueron mujeres, con tal de tener algo del actor...”, agregó Biglieri.
Tanto Brad como su novia se quedaron con un perrito que habían encontrado en la calle muy herido, otro callejero que se acercó a El Cortijo y un gatito mestizo. Antes de volver a su pais, regalaron uno de los perritos y el dogo argentino, en tanto que los otros dos animales se los llevaron con ellos al país del norte."
NOTA COMPLETA:
http://www.mdzol.com/nota/315850/

 Se ha querido sacar a la luz esta historia ahora, que ya tiene sus años, porque muy pocas personas la conocían completamente y porque, justamente, hace algunas semanas, tras un decreto de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, se prohibió la eutanasia de los animales tales como perros y gatos callejeros. Pero para poder controlar el desenfrenado crecimiento de la población canina en las calles de todo el país, además se ordenó que desde los organismos públicos provinciales y municipales se disponga de partidas para la castración de los mismos.

Sobre este tema, el veterinario Sergio Biglieri aprobó tal determinación, aunque consideró que “hay que trabajar en dos frentes, uno es de acción directa, castrando tanto machos como hembras; el otro frente es trabajar en medidas que sean una decisión de Estado, es decir, educando desde la escuela, para que los futuros adultos tomen la conciencia que nosotros en nuestra época no tuvimos”

-