24/4/13

Libros para nunca dejar.

Cuando dejamos un libro, la mayoría sabemos que probablemente no volverá a nuestras manos, de alguna manera para eso están, para que sean leídos por el mayor número de personajes posible.

Pero todos tenemos libros que nunca dejaríamos, pues han sido adorados por sus amos suficiente número de veces como para que no necesiten ser abiertos por otras manoplas. Entre otros libros nunca dejaría mis primeras lecturas: "Zapatos de fuego y sandalias de viento" y "Los Batautos". Tampoco dejaría  
El retrato de Dorian Gray de Oscar Wilde,  
Yonqui de Burroughs,  
Trainspotting de Irvine Welsh,
Pregúntale a Alicia (Anónimo)

Un cuarto propio, de Virginia Woolf

Libertad de Franzen,
El libro de los amores ridículos de Kundera,
Historias de Mujeres, Lágrimas en la lluvia o cualquier otro de Rosa Montero
Nubosidad variable de Carmen Martín Gaite o  
El despertar de Leticia, de mi amiga Águeda Celdrán.