7/4/13

Maniaca

No creo que haya nada mejor que pasar 50 años entre amigos. Presumiendo de esa gran suerte se presentaba anoche la carroza de ESTRELLA DE LEVANTE en el Entierro de la Sardina.
En ella unos elementos alborotados (me pareció ver a Varry Brava pero no puedo asegurarlo porque cada día soy menos moderna y cada día veo más subjetivamente, o eran ellos o alguien les copió la fluorescencia del flequillo), nos introducía en la inesquivable fiesta con un subidón imposible de alcanzar con más evidencia; hubiera ido de achonera a los pies del carro y aplastada por todos los que quisieran acabar con mi vida por cuatro pelotas de plástico con tal de saber cómo continuaba la sesión. Vi el desfile al principio de Gran Vía donde me entusiasmé como nunca al escuchar del tirón "She´s a maniac", "Never gonna give you up"  y "Embrujada". Que una cosa es nombrar tres referencias sin más matiz que el nostálgico y otra cosa presenciar auditivamente cómo temazos de culto ochentero gritaban para hacer mover la cabeza y el piececico a miles de personas en pleno centro, sonaba especialmente alto, limpio e imponente cuando el Puente de los Peligros les brindó la oportunidad de encontrarse, previo permiso de nuestra preciosa Glorieta, con la multitud de una Gran Vía no poco maniaca.