8/7/14

STOCKHOLM

Me he enamorado de "Stockholm", y voy a demostrarlo.

Me he enamorado por el complejo talento con el que usa la sencillez, hasta lograr destapar la confrontación con la que vivimos la seductora química y la natural necesidad afectiva.
 El enfoque ofensivo y simploide es el de ver a la prota como una desequilibrada incapaz de aceptar el rechazo. Un enfoque más acertado podría ser reconocer a la figura femenina como un ser demasiado consciente del desencanto vital, con la suficiente experiencia como para no perdonarse a sí misma haberse dejado llevar (por enésima vez) por otro pringado más cuyo máximo talento consiste en saber dar el pego. Con un argumento-base tan sencillo se logra una película excepcional.
 La perturbadora sinceridad aparece con el robo del primer trago, la película es engañosa como la life-misma, pues hasta entonces la historia parece no prometer demasiado. De repente, miradas y gestos expresan profundamente las fases en las que Aura y muchas otras mujeres sienten y presienten, comprimiendo en menos de 24 horas todas las intuiciones que una joven vida femenina logró coleccionar.



 Me parece que hay cinco partes perfectamente definidas, todas marcadas y diferenciadas según el grandioso personaje femenino, aunque la interpretación masculina sea tremenda.

-"Videoclip" de inicio como excitante gancho. Unos segundos de una desapercibida Madonna (inaudito xDD) y un atractivo montaje de danza y miradas penetradas.

 -PODEMOS: coñazo que chico da a chica con tal de zumbársela o la magia novedosa de los primeros instantes cuando dos personas tienen poder para atraerse, cada cual entonces elige la interpretación que más le corresponda...
En cualquier caso, esta parte puede resultar en algunos momentos pastelosa la primera vez que la ves, cambia por completo en el segundo visionado, encontrado un nuevo sentido a los diálogos. La primera resulta todo demasiado obvio, parece que el tipo ha sentido un flechazo de lo más tierno y que ella pasa de aguantar un minuto más de "acoso". Aunque resulta sospechoso el ritmo tan lento con el que anda, cuando lo normal sería que saliera por patas; todo sea para que se puedan alargar las escenas y fotografiar Madrid tan bien con tan poco artificio. No encuentro grandes similitudes con "Before sunrise", los diálogos no tienen nada que ver, ni los giros del argumento, mucho menos la oscura fragilidad del encuentro.

 -POLVO SOMOS: Ella no ha parado de resistirse pero al final es besada, él ha ganado el juego y ella se entrega como ofrenda al ganador. La derrota se refleja a cámara lenta en una de las escenas más bonitas y significativas de la peli, reveladora de la dulce tiranía de los designios nocturnos.

 -DESPIERTO: Despierta sola en una cama que no es suya. Atrás queda una noche donde desconfiaba completamente de su suerte. Ahora es otro día, hasta el blanco parece un nuevo color. Ella está dispuesta a un desayuno con él sobre tablero impoluto, sin antecedentes que enturbien una nueva oportunidad. No hay rastro de esa conciencia que desveló ante él su mala suerte y fracaso existencial. Una confesión corta pero aplastante, que no dejó la menor huella en el hombre la noche anterior, ni siquiera curiosidad.

-SI ME DUERMO PARA SIEMPRE tal vez sueñen conmigo:
Todo ha sido, una vez más, un espejismo. No he sido más que la realización de tus apetencias. Me vuelvo a dañar por no haberme protegido a tiempo, lo asumo y sangro para que al menos este dolor sea real y provocado sólo por mí. Pero soy creativa y atrevida, por lo que soy dada al juego, pero este juego ahora lo programo yo. Porque todo es una mierda y sólo me queda saber de lo que somos capaces si cambio el guión. El juego violento logra destruir los muros y él empieza a percibir la esencia de una persona que tal vez le apetezca ir conociendo. Tal vez, tal vez, tal vez. Era lo único que ella necesitaba, un sincero tal vez.

Pero ella se va, y logra dejar esa posibilidad flotando. Poderosamente, con la belleza y la luminosidad de lo que podría haber sido. Ha sido la única manera que encontró de acercarse al tal vez.