27/4/15

Woody aún en el sofá.


Gran entrevista ayer a Fernando Tejero, abierto en canal.
Momentos de "Viajando con Chester" en los que no entendía del todo por qué se exponía ofreciendo tanto, tal vez no hablara para nosotros, sino a ese amor por el que vive algo atormentado mientras nosotros nos descojonamos con sólo ver su gepeto.

Algo extraño que Pepa Bueno insista tanto en sus entrevistas (también a otros como a Willy Toledo) con el tema del éxito = felicidad, pregunta asombrada a sus invitados cómo no son felices si son triunfadores. Como si el éxito profesional te proporcionara superpoderes para inmunizarte de todos los dolorosos registros que conlleva el simple hecho de sentir y tener capacidades emocionales. Supongo que ese asombro responde a una lícita estrategia para que el invitado siga soltando material afectivo.

Fernando Tejero estuvo brutal y puro, prácticamente absorto, escalando desde su mundo interior e ignorando la transcendencia de la cámara-espía. Caí a sus pies al hablar de Woody y del dolor del cáncer en su amigo del alma, en algún momento pareció que quisiera compartir incluso cierta culpabilidad del sacrificio. Con la misma pasión que habló de Woody habló del amor romántico, sin establecer una sola diferencia en el hundimiento que las dos pérdidas le produjeron.

Maravillada al descubrir la persona que hay detrás de mis risas del lunes. Haber descubierto su "rabia" no hará que me ría menos, al revés, su rostro y sus gestos me parecen aún más concretos y combativos.
Su talento como actor, su capacidad para hacernos desconectar, no se eclipsa ni por sus circunstancias ni por las nuestras. Nos distancia de la negatividad particular y el Kaos general...

Ser tan auténtico y querido sólo puede trarte suerte, convencida de que alguien pronto te haré reir. 





-