27/11/15

Innovación Sostenible sin obsolescencia programada

La obsolescencia programada podría haber empezado ya el camino de quedar obsoleta. Gracias al ingeniero Benito Muros (conocido por su bombilla que no palma en 90 años), ya podemos soñar con que la estafa no se convierta en "ley de vida".

El sello ISSOP distinguirá a empresas que fabriquen productos que cumplan un decálogo de buenas prácticas. Entre ellas: productos reparables por un coste inferior al de comprar otro nuevo y garantía del producto superior a los dos años obligatorios por ley. También es novedoso que este sello se otorgue de manera gratuita. 
La iniciativa nace a través de la FUNDACIÓN FENISS y de su impulsor Benito Muros, que recibió por todos lados cuando la industria se vio amenazada por su longeva bombilla. Lejos de achantarse, además de dar vida a este sello se propone que los partidos políticos se pronuncien mediante medidas contra la obsolescencia; como Francia, con multas de hasta 300.000 euros para quienes programen el suicidio de sus productos. Y es que este modus operandis afecta al planeta tanto por el agotamiento de los recursos como por el aumento de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Por si ello fuera poco, arruina a miles de familias y empresas, llegando a trastocar países enteros.
La idea de la fundación es la creación de un nuevo modelo industrial, económico y social basado en la sostenibilidad y en la economía de bien común.
Ya se ha creado el primer “Espacio sostenible, no tires, aprende y repara”, en el barrio del Raval de Barcelona, donde también se ubica la sede de la fundación. Se desarrollará también una aplicación móvil para que el consumidor pueda escanear el código de barras de los productos y conocer la huella de carbono completa, lugar de fabricación, vida útil y coste de reparación aproximado en caso de avería.
Ver también: documental Comprar, tirar, comprar, (Cosima Dannoritzer,  2011) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario