12/2/16

La deuda (Oliver's Deal) - Barney Elliott


"La deuda" es una de esas muchas películas que cualquiera, interesado en el funcionamiento del mundo, debería ver. Especialmente si no quiere perderse en complicadas tramas, datos y cifras incurables que en ocasiones no aportan más que lo que ofrece películas más sencillas como ésta: cómo los dueños del mundo devoran a todo aquel que no sea igualmente dueño, es decir, a toda la humanidad, pues ellos dejaron de pertenecer a ella. 

"La deuda" es la ópera prima de alguien que sabe de lo que está hablando. Si hay notables carencias en su trabajo, yo y otras miles de personas no las apreciamos. Por encima de todo queda en nosotros una conciencia ineludible, un no mirar a otro lado cuando la información diaria pocas veces logra realmente concienciarnos, o bien nos manipula dejándonos ver sólo la puta punta de cualquier cosa, o bien nos perdemos en detalladas realidades que nos indignan tanto que a base de impotencia optamos por desconectar de lo que parece no tener reparación.

Esa conciencia es más férrea cuando la injusticia es "explícita" con carne y voz, ya sea en documentales, denuncias en primera persona o películas con un ritmo sobrio y una trama casi obvia. No se pierde fuerza por ello, la escena de la madre encamada convertida en yonqui no tiene nada que "envidiar" a escenas de películas supuestamente más consistentes, por nombrar sólo uno de los muchos momentos. 
Cada vez el arte necesitará menos para reflejar que el mundo se ha convertido, más que nada, en una deuda. Hay quienes no necesitamos ya más datos ni más barullo, no más información para soluciones indescifrables.


No hay comentarios:

Publicar un comentario