16/2/16

Mi color favorito es verte + No me olvides


Pilar Eyre escribe de puta madre, no sé si lo hará igual cuando lo hace de reyes, princesas y toda esa pesca que nada me interesa, tal vez si me acercara a ellos a través de ella cambiaría mi óptica; pero no ando predispuesta a cambiar de glasses, siempre las he llevado lejanas a ese historiado glamour.

Pilar Eyre escribe de puta madre sobre su vida, incluso aunque su vida "no fuera real", ¿qué puede importar que tu vida no sea real cuando escribes como una soberana? xD

La seudopolémica sobre el falso-carácter-no-ficticio de los hechos descritos en "Mi color favorito es verte" (finalista premio Planeta 2014) es bastante aburrida, ¿qué podría cambiar si nada de ello hubiera ocurrido para los que hemos leído y percibido que sí ocurrió? A mí personalmente me da lo mismo, todo es posible.

De la misma manera que TODO ES MENTIRA, en la realidad infinitamente más que en la ficción, Eyre no puede engañarnos trabajando una imaginada historia por el simple hecho de añadir cuatro palabras que digan: ESTA HISTORIA ES REAL. En todo caso sólo habría una vuelta de tuerca que convertiría lo imaginado en... ¿ultra-imaginado? ¿Más allá de lo imaginado? xD

He leído alguna crítica sumamente destroyer y descuartizadora hacia Mi Color Favorito Es Verte, siempre me impresionan cuando van dirigidas a cualquier expresión artística, nunca entiendo ese exceso de negatividad hacia una creación sin que sientas algo realmente perturbador por el autor: te linchaba a capones en el colegio, se tiró a alguien a quien tú le parecías in-tirable, intentó secuestrar a tus hijos, casi envenena a tus animales... Entiendo que por alguna de estas y otras razones se pueda odiar a alguien tanto como para diseccionar con sádico instinto su trabajo. Alguna vez lo hago con artistas taurinos, aficionados a la caza o cínicos del anti-vegetarianismo. Es posible que pocas veces las críticas negativas tengan alguna objetiva relación con el objeto que se critica, y toda la relación del mundo con el autor al que se pretende dañar.

Sin embargo, las críticas positivas suelen ser ciertas, aunque lo que busque escritor o crítico sea simplemente seducir, ¿no buscamos todos precisamente eso?
Pilarita seduce la mayor parte del tiempo, porque esa mayor parte de tiempo su ego necesita transmitir su enrevesada verdad. Cuando desprecia, cuando se encapricha, cuando está insoportable, cuando se coloca, cuando describe ansioso sexo, cuando la realidad no le basta y detesta lo que tiene cerca, cuando se reconcilia con ello y ama con la intensidad y el miedo del tiempo que pasa follao.
Qué estúpido resumir la esencia de estos dos libros en su pretensión de salto al vacío verídico.

Las dos partes de lo vivido o abultado están escritas con la autenticidad de alguien que no se proyecta como un autor, sino como una persona que deja piel en la historia, tambaleándose en un plano "triPolárico": las ganas de ridiculizarse a sí misma (no le queda ni un plano en el que darse caña), las ganas de alcanzar una trascendencia espiritual a través del amor y las ganas de no hacer otra cosa que echar ácaros salvajes mientras espera a que caiga el ansiado meteorito y nos mande a todos a tomar por culo.

¿Podría ser más real?

Pilar Eyre y su perro FENDER 

No hay comentarios:

Publicar un comentario