6/2/16

Truman - Premios Goya

Anda que nos gusta poco Ricardo Darín, con perro y también quedándose sin él.

Esperando que esta noche Truman sea una de las películas premiadas. Porque no se puede transmitir tanto con tanta clase y porque no se puede tratar con más acierto un tema tan poco tratado como es A Quién Confiar Nuestros Hijos no humanos si tenemos una enfermedad terminal.
La declaración de principios es sólo una frase pero muy clara, no hay debate ni filosofías en las que perderse, tampoco se desarrolla luego el tema porque ya ha quedado desde el principio de la película bien clarito: "Yo tengo dos hijos, uno se llama Truman." A partir de ahí lo demás sobra.

El tratamiento de Cesc Gay para un tema tan explotado como el de las enfermedades terminales es una mezcla de un poco de elegancia dramática y muchas sonrisas para poder llevarla.

Una de las escenas más pijantes y mejor conseguidas: Javier Cámara en el viaje relámpago a Amsterdam, aguanta con estoicismo a un Ricardo Darín tan zen como punk que acaba mandándolo a hacerse una manueloida. Aun así la química entre ellos está más que adoptada :)








No hay comentarios:

Publicar un comentario