27/10/16

Mistress America

 

Ella es capaz de verse materializando mil sueños, quién sabe si a la vez o aleatoriamente, rechazando despectivamente lo que unos instantes deseaba con apremio. Pues hay prisa, sabe que cada año que pasa la sensación de ahogo amenaza cada propósito, no sólo porque la mochila pese cada vez más, sino porque ese peso es cada vez más extraño.

Brooke resulta inspiradora, enérgica, atractiva y capaz. No es una máscara, está llena de vida, de demasiada vida. Se enamora de visiones que poder desarrollar, se agota al acercarse a la nítida pero delgada línea que hay entre el motivador apasionamiento y el fracaso por fervor. Sabe demasiadas cosas, las que tienen que ver con todo lo no sea ella misma; pues está también fuera de su cuerpo, a dos metros a la izquierda e infeliz

No se esconde ni perpetra estrategias, con lo que es fácil robarle las ideas, es fácil adjudicarle un perfil y vendérselo a cualquiera adornándolo con flores, calaveras, pero también vampirizantes puñales.
Fue muy popular y algo cruel en tiempos adolescentes, convencida por entonces de que se zamparía el mundo ha llegado a los treinta con un roído bocata cuyo contenido no le resulta nada familiar; al menos reconoce su bebida, le gusta beber, se lo bebe todo, también la líquida sospecha de que a los cuarenta todo será igual. Ya te lo confirmo yo xD



A la "pequeña" Tracy le encantan las chicas como Brooke, para imaginar, por tiempo limitado, que son más tremendas que ella y darse un buen chute inspirador. Luego, cuando lo bueno no le baste, la abrirá en canal y organizará atractivos ejércitos de palabras con los que punzar o tapar la sangre. Escribir sobre los demás no es más que eso. Tracy lo sabe, pero no importa, porque escribir es una misión fascinante que deja en anecdótico los hematomas. Ella ha nacido para la gran aventura de relatar y algunos han nacido para ser material de dicha aventura, vaya, deberían dar las gracias.

A Tracy no le resulta fácil ser aceptada, nunca fue popular, no es especialmente resuelta, pero con tanto talento quién necesita ser resuelta... Lo ha pesado varias veces y cree que tiene genialidad de sobra como para mandar a la mierda al club de literatura, eso sí, necesita que antes la admitan. Les dará ese honor, luego se dará el placer de abandonarles y estamparles en la cara un Do-It-yourself, creará su propia revista. Quién sabe si para mayor libertad creativa o sólo para saber qué se siente al otro lado, manipulando y excluyendo en primera persona. Escribir de puta madre a veces no es suficiente.

 Una película brillante con diálogos profundos que algunos confunden son simplones gags, personajes exquisitamente indefinidos; y lo mejor, sin forzarte a marcar diferencias o paralelismos entre las protagonistas. Porque, probablemente, lo más valioso de ellas y de nosotros se queda con frecuencia fuera, a dos metros a la izquierda, un punto muy cercano que, por alguna maldita razón, pocas veces logramos alcanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario