9/11/16

Madonna vs Donald Trump: The World is Mine

Incluso hizo gracia cuando apareció por primera vez con sus ínfulas de freaky todopoderoso, cierta gracia al ser impensable que una super-star nazi ocupara el lugar dejado por "el primer presidente negro".

Pero sí, el mundo mola tanto que el magnate ha logrado conseguir el único juguete que aún no tenía: The World is Mine.


Casi tan impensable como que un popular multimillonario que debería estar echando panza-vip en Ibiza y las islas Fiji se haya hecho con el mando del mundo, fue aquello que ocurrió en 1989; una cantante femenina con nombre de virgen se rozaba y besaba en una iglesia con un santo negro frente a crucifijos echando llamas. Si entonces fue tomada como una expresión de lo más inaudita, qué consecuencias cabría esperar ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario