11/12/16

Encontrar el amor en tiempos de cyber-confusión

A medida que recorremos años, nuestra facilidad para enamorarnos se encoge tan aceleradamente como se expande la tecnología. Nuestra mente se convierte en un ente cada vez más analítico y sofisticado en sus desconfianzas, como un cortafuegos alerta para que ni un un solo troyano se atreva a joder nuestro sistema emocional, ése que nos ha costado muchísimo mantener ON. 

En esta reflexión hay que descartar casi respetuosamente a la tribu de las apariencias, mucho más interesada en respetar formas que en respetar formación. Para esta tribu parecer normal está muy por encima de serlo, y parecerlo siempre implica no aparecer solo. 
Bueno! A no ser que seas un genio, a un genio se le perdona todo, y su soledad lo provee de un valiosísimo romanticismo indoloro.
Los demás, los que no somos genios, debemos justificar, aunque sea de encubierta manera, nuestro exigente listón a la hora de no encontrar chorb@.

A medida que recorremos años en esta nueva era, la senda resulta cada vez más electrizante: suministros de información con los que conocer con demasiada profundidad el pervertido funcionamiento del mundo y, por ende, del alma. Desde legendarias y conservadoras tramas gobernantes a contemporáneas adicciones alimentadas por la inmediatez de los recursos.



El alma humana ya no nos mola tanto, 
nuevas intuiciones nos llevan a sospechar que junto a la animal sanaremos lo que nos quede de humanidad. 

Sí, antes de esta era nosotros ya sospechábamos que la oscuridad del hombre era un pozo sin fondo, pero ahora además sabemos que es un pozo sin fondo y sediento; siendo un acaudalado pozo, aun teniendo a su instantáneo alcance toneladas de deleites es, además, un pozo con sed de retorcidas modalidades que ni sospechábamos que pudieran existir.


Ni la inagotable belleza activista de Jolie es inmune a los desastres de un corazón del nuevo siglo: Anybody Seen My Baby?

Me pregunto en qué nos beneficia tanta info... cuando ésta no deriva en acción, cuando no es factible poner límites a los pozos sin fondo, si sólo se queda en saber demasiado de la human-psique, de qué sirve entonces.
Me pregunto cómo a la mayoría les resulta tan fácil encontrar supuestamente a un adorable cómplice, sabiendo lo que todos sabemos, que encontrar una buena persona sin pulsiones enmarañadas y que además te atraiga es tan improbable como que te toque el gordo de Navidad sin comprar número. Sólo si alguien que fue premiado es tan bueno y excepcional que decide compartir su suerte contigo. Esta analogía resume para mí lo difícil y maravilloso que es el amor: sentirse atraído por alguien que te da mil vueltas, que te enseña a no tener miedo de ofrecer lo que eres y lo mucho o poco que tienes. Y anda que no canta cuando eso ocurre de verdad, el milagro brilla desde lejos, son casos extraños del terrible mundo, y uno se embellece sólo de observarlos a distancia. Hasta lo más incrédulos y desencantados han reconocido parejas así, pero prefieren olvidarlas a pecar de sentimentales. Aunque en realidad sea porque, luego, las comparaciones con su propia realidad son muy duras xD

Que no suene dramático por estar dispuesta a escribir sobre la propia incapacidad para encontrarlo. Escribir sin herir, para sentenciar no debe servir; ni a quien escribe ni sobre lo que escribe, la escritura sólo es una manera que tenemos algunos de respirar mientras hacemos gimnasia de coco. Una de las muchas maneras de no quedar idiotizado por voluntad ajena, sólo por la propia :D



Si tú eres de aquéllos que respetan su propio sistema operativo por encima de interesados softwares con firma matrimonial viral, si no estás dispuesto a que infecten tu leve identidad por algo más leve aún, sabes que no encontrar un corazón sano que abrigue tu existencia no es algo dramático. Que aunque tengas conciencia de ello y esa conciencia a veces pese, tu capacidad para encontrar sentimiento y abrigo en otro tipo de conexiones es otra forma de amor nada despreciable. Ya no sólo de una manera profunda como la que puede surgir con los animales, la familia, la amistad o el arte, al mismo nivel los pongo; un buen concierto, película o libro pueden hacer auténticas y excitantes virguerías en tu cuerpo. 

Las conexiones superficiales también son terminaciones de suma importancia, especialmente para quienes no hemos sido obsequiados con La Lotería deL Love. Todo análisis acaba secándose con momentos tan sencillos como el de una sentada al sol, un colega cerca -forma humana o no- y una cerveza o vino más cerca aún. 



Con una buena predisposición del alma, Sol*limón*pimienta* sobre la patata, se olvida entonces la sobreinformación auto-infligida, desaparecen los callejones oscuros propios y las dolorosas batallas que sufre el otro. No se trata de una postura cómoda para no plantar cara a cualquier causa que necesite nuestra ayuda, se trata de reforzar nuestra visión de la vida. La diversión refuerza, ningún triste logra revolucionar a nadie. Las mejores ganas hay que contagiarlas no sólo para que la cadena no se quede corta, sino para que se enganchen los eslabones más enérgicos.  

Se trata de descubrir, siempre como si fuera la primera vez, que es posible encontrar cierta felicidad sin el respaldo del amor en un mundo cosido a balas. Eso es decir tanto..., esa valentía es tal que debería enorgullecer a todo aquel que anda solo infinitamente más que a quien va agarrado de cualquiera. No por ser mejor o peor que el que decide, ejerciendo su libertad, apoyarse en un bastón común. Enorgullecerse por haber aprendido a apartar esa careta del ego que busca ansiosamente otra careta a juego, para poder pasear ambas domingos y fechas señaladas. 

No has encontrado el amor, asumamos que eso es propio de alguien sin mucha suerte, admitamos que preferimos encontrarlo.
Pero te has negado a pagar cualquier precio por una pose impuesta, has sobrevivido tú solito al comienzo de la electro-era de confusiones y provocaciones artificiales, y aun así conservas la posibilidad de que algo natural y salvaje te ocurra. 

Es emocionante que aún haya personas como tú, capaces de divertirse y sentir algo de libertad ilusionada en un mundo que nos pintaron de transgresor futurista y se ha quedado simplemente en un pintacas electrocutado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario