14/12/16

James Rhodes entrevista. Gloria Viseras


"Quiero cambiar la situación de aquellos que no tienen voz, de los que no tienen a nadie con quien hablar, de pequeño me hicieron cosas que me llevaron a gestionar las cosas desde una posición en la cual sólo soy yo el culpable de lo que pasa en mi interior... Sólo tengo un hecho irrefutable: la música, literalmente, ha salvado mi vida."
"Cuando era pequeño mi vida era difícil, el mundo parecía y sigue siendo peligroso y hostil y un lugar muy solitario. El miedo es fruto de la soledad y el agotamiento, cuando era pequeño apenas dormía 3-4 horas por noche y me sentía completamente aislado. Es muy difícil hablar de ello, te sientes muy expuesto, aún siento vergüenza. Pero es algo que está en todos lados, millones de niños lo sufren"
"Los medios usan palabras que no tienen suficiente peso para hablar de esto. Tienes un hombre de 45 años alto y grande que con 6 años te empuja contra el suelo y te folla hasta el punto de romperte la espalda y hacerte añicos la columna, la palabra abuso se queda corta".

"Me pidió que me quedara después de la clase de boxeo, cerró la puerta con llave y fue la primera vez que me violó. No fue nada amable, se convirtió en un monstruo, violento y muy agresivo. Supuso todo un golpe para mí. El cambio fue tan intenso e inmediato que no he vuelto a ser el mismo. Lo peor fue lo que pasó después porque tienes que actuar como si no hubiese pasado nada y te sientes fatal porque de alguna manera te hace cómplice, acabas encubriendo lo que ha hecho"
"Me daba pavor lo que pudiera pasar si hablaba, resultaba mucho más sencillo esconderlo y seguir hacia delante como si nada hubiera pasado. Los pedófilos siempre dicen que si hablas te ocurrirán cosas horribles y cuando le repites eso a un niño de seis años, que le matarás, acaba creyéndoselo. Pero al final pensé que él tendría acceso a otros niños, no pude guardármelo más, fui a la policía y me interrogaron durante cuatro horas, todo muy gráfico y muy intenso, para acabar diciéndome que no podían encontrarlo."
"La gente piensa que cuando acaba el acto físico del abuso puedes olvidarte de todo, pero es una jodida mentira, no funciona así, algunas heridas funcionan como si fueras un minusválido, tienes que aprender a vivir con ellas. Las consecuencias más graves son la vergüenza y el odio a mí mismo, las voces en mi cabeza que son incesantes, los diagnósticos de TOC, depresión, anorexia, daños autoinfligidos, abuso de drogas y alcohol, promiscuidad...", relata.
Rhodes explica cómo para normalizar la situación se casó, tuvo un hijo y un trabajo, pero también cómo no soportó esa situación, tuvo tentaciones de cometer suicidio y acabó en un psiquiátrico, donde relató su mala experiencia con los medicamentos que se le suministraron.
"Mucha gente me dice que necesito perdonar a la persona que me hizo esto. Pues no. Que le jodan. No quiero perdonarlo. A veces es bueno estar enfadado, la ira es un buen impulso para ser más productivo", concluye.

En el programa de Évole, además de con el talentoso pianista, se habló también con la exgimnasta española Gloria Viseras, que relató el abuso de su entrenador (no le mencionó expresamente, pero se trata del exseleccionador español, Jesús Carballo). "Empezaron los abusos, abusó de mi confianza y de mi inocencia y me rompió. Duró de los 12 a los 15 años y pasé a ser una niña huraña y llorosa, me pasé el día llorando. Cuando estaba abusando de mí visualizaba mi ejercicio de suelo y hacía que la música sonara muy alto en mi cabeza."

FUENTE WIKIPEDIA: Denuncia de la exgimnasta Gloria Viseras
El 17 de diciembre de 2012, una exgimnasta de la selección entre los años 1976 y 1980, Gloria Viseras, denunció a Carballo por malos tratos y abusos sexuales cuando era menor de edad. Tras esta denuncia, el 28 de enero de 2013 el Consejo Superior de Deportesdecidió prohibirle el acceso a la Residencia Joaquín Blume y al Centro de Alto Rendimiento, donde entrenaba al equipo. El 29 de enero, la Real Federación Española de Gimnasia y Carballo suspendieron su relación laboral.3 El informe policial incluía otros 14 testimonios de personas que señalaban un trato vejatorio hacia varias gimnastas en esa época.4 El 26 de febrero la denuncia fue sobreseída por un juzgado de Madrid, dado que los posibles delitos habían prescrito, pero la sentencia fue recurrida posteriormente en dos ocasiones por la denunciante y por el CSD, ya que ambos consideraban que había indicios de una posible continuidad en el tiempo de las prácticas abusivas denunciadas. Unos 51 padres de las gimnastas en activo del CAR publicaron una misiva apoyando a Carballo tras el cese,5 6 y 73 gimnastas que habían sido entrenadas por él firmaron una carta de apoyo al exseleccionador en mayo, después del segundo sobreseimiento y tras conocerse el alcance real de las acusaciones.7 8 Carballo negó los abusos a través de sus abogados y posteriormente en sendas entrevistas en Marca y Al primer toque.9 Finalmente, el 10 de octubre de 2013, la Audiencia Provincial de Madrid dictó un auto definitivo rechazando los recursos de apelación y confirmando el sobreseimiento y archivo de la causa al no encontrar delito alguno no prescrito.10 El 18 de noviembre de 2013 se reanudó la relación laboral de Carballo con la Federación, tras alcanzar un principio de acuerdo antes de que se celebrase un juicio por despido improcedente. Pocos días después dejó el cargo definitivamente, tras negociar ambas partes su salida del equipo.11
El 10 de septiembre de 2015, el juzgado número 7 de Collado Villalba (Madrid) desestimó la demanda interpuesta por Jesús Carballo por daño a su honor contra Gloria Viseras, dos supuestos testigos de los abusos (Irene Martínez y Toni Llorens), las periodistas Amaya Iríbar (El País), Elena Sanz (El Confidencial) y Cayetana Guillén Cuervo (El Mundo), y los medios de comunicación El País y Canal+. Asimismo, se impuso a Carballo hacer frente a las costas del procedimiento judicial. Para justificar que no había mala fe por parte de las exgimnastas que acusaron a Carballo, el juez señala en la sentencia que la versión sobre los abusos de Viseras e Irene Martínez fue respaldada por una tercera exgimnasta «quien se mostró como otra supuesta víctima de abusos sexuales» y por el testimonio de una agente nacional, quien manifestó que por su experiencia en la investigación de delitos contra la libertad sexual, los hechos denunciados por Viseras le parecieron veraces. El juez continúa indicando que «ni el Juzgado de Instrucción Nº 11 ni la sección 29ª de la Audiencia Provincial de Madrid declararon que los hechos no existieran -lo que habría determinado el sobreseimiento libre de las actuaciones- sino que las resoluciones dictadas por dichos órganos judiciales se fundamentaron en la prescripción de los delitos» y concluye diciendo que la divulgación por parte de Viseras y Martínez de los presuntos hechos delictivos «no supone una intromisión ilegítima en el derecho al honor, pues, aun reconociendo el derecho que tiene el autor de un delito de beneficiarse de la seguridad jurídica que concede el instituto de la prescripción, la mentalidad actual es otra en relación a los delitos de abusos sexuales». Señala además que en el caso de las noticias publicadas en los medios demandados se dan los requisitos para estimar que prevalece el derecho a la información. Igualmente, el juez resalta que a raíz de estas informaciones, el CSD modificó los protocolos a seguir durante los entrenamientos.12
Tras el caso de Viseras, el Consejo Superior de Deportes tomó una serie de medidas preventivas y de ayuda. En palabras de Miguel Cardenal, entonces presidente del CSD, «Cuando vinieron antiguas gimnastas y relataron sus experiencias, se las acompañó a presentar la denuncia, se tomaron medidas para prevenir a las actuales componentes del equipo y, cuando la policía manifestó que podían existir indicios de verosimilitud en esa denuncia, se actuó». El CSD creó una comisión encargada de elaborar una guía para proteger a los deportistas menores de edad, cuyo cumplimiento es un requisito para que las federaciones puedan acceder a las subvenciones del Consejo. Igualmente, se habilitó un teléfono de denuncias en los CAR, se contrató a una psicóloga especializada en atención a los menores y se han organizado jornadas obligatorias con las federaciones para conocer cómo se manifiesta este problema y el modo de actuar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario