16/12/17

Diario incierto - VII



Estrelló dos cerámicas contra el suelo del patio y se echó a reír en lugar de llorar, Esther se lo contó a una psicóloga online que un familar se empeñó en "contratar". Se lo contó a modo de provocación, para jugar a adivinar su respuesta, al menos entretenerse y sacar provecho de un dinero despilfarrado.

- No tengas miedo a romper cosas, es normal, te ayuda a liberar la rabia.
+ No fue por rabia, eran muy feas. 
- Puede que algo tenga que ver, pudiste haberlas roto mucho antes.
+ Mucho antes no molestaban tanto, ahora empiezo de cero, y quiero deshacerme de casi todo lo que no me guste.
- Sigamos por donde lo dejamos la última vez... Me contabas que, tras la muerte de tu padre, lloraste mucho menos de lo que esperabas, ¿sigues sin poder llorar?
+ Claro que puedo, pero no lo necesito, han sido años haciéndolo. Pensamos que nos conocemos bien a nosotros mismos, pero había luchado mucho sin ser consciente del grado, estaba preparada para el final sin saberlo.
- ¿Muchos años?, ¿antes de la enfermedad de tu padre?
+ Mucho antes.
- ¿Podemos hablar de ello?
+ Si hubiera necesitado hablar de ello hubiera ido hace mucho tiempo a un psicólogo "normal", face to face, sólo he aceptado este tipo de sesiones por la comodidad del sistema, por dar ese calmado gusto a un familiar.
- Así que estás convencida de que no lo necesitas, Esther.
+ Yo no estoy convencida de casi nada, simplemente lo creo. Creo que no necesito tener un horario para hablar de mis problemas con nadie, no creo que eso pueda ser programable, y mucho menos creo que sea fácil dar con la persona que puedas conectar a un nivel tan íntimo y que, además, por si la conexión fuera poco, luego se haga la luz y se descubra una capacidad para ayudarte en tu desarrollo espiritual. Cada persona es un mundo, los psicólogos no sois más que personas, con vuestros propio mundo.... Virtudes, traumas, taras, debilidades y excitaciones. No se trata de lo que necesito, se trata de lo que creo.
- Mmmmm... No estoy en total desacuerdo, podemos llegar a conclusiones parecidas si estás dispuesta a que nos comuniquemos.
+ Claro, ya nos estamos comunicando...
- Pero habría que matizar, según tu teoría la psicología, en esencia, no habría ayudado a demasiadas personas, o lo habría hecho de manera muy pobre.
+ La psicología ha ayudado mucho, la psicología es imprescindible.
- Pero a ti no te sirve, ¿es eso?
+ No, no voy de elegida. No servirá ese recurso manipulador, debes buscar otro jejeje
- No hay problema, podemos comunicarnos con humor, nos podemos adaptar la una a la otra, ¿no crees que por el momento nos vamos entendiendo?
+ Sí, entiendo que tu labor principal es mantener la onda positiva y yo dejarme mecer por ella.
- jejejeje Sí, es la mejor manera de que dos personas conecten, luego ya veremos si, como dices tú, se hace la luz en el desarrollo, pero el primer paso está dado, nos caemos bien.
+ Eres muy inteligente, señorita electropsiko, eso siempre es motivador. Y excitante. Esto puede que resulte agradable para alargar el número de sesiones, pero poco más.
- Resulta curioso que necesites insistirme en lo poco que necesitas apoyo psicológico, ¿alguna vez has pensado de dónde viene este rechazo?
+ Probablemente de mi psicólogo.
- ¿Tu psicólogo?
+ Sí, hace mucho que lo tengo, no recuerdo ni desde cuándo, es el mejor de todos, es improbable aspirar a más. 
- Si intentas confundirme deja de ser divertido.
+ No, yo tengo un psicólogo diseñado por mí, tiene forma de maleta y contiene cajitas. Tal vez por ello no necesite urgentemente las limitadas funciones de una sola psique humana.
- Vaya, no he estado avispada. A lo que te refieres es que crees que con ansiolíticos o somníferos de alguna maleta-botiquín puedes apañarte, ése es tu psicólogo...
+ No, no uso nada de eso, mi cajón lo ocupa mi colección de cómics de ESTHER Y SU MUNDO, cervezas o vino blanco, chocolate negro superior al 80%, el primer jersey de mis perros, tres bigotes de mi Maddy-cat, revitalizadoras cajitas de nueces, un par de limones optimistas, un disco duro viciado a videoclips de los 80 & 90, entradas y pulseras de una trasnochadora ruta, divertidísimas lecturas de supuesta superficialidad femenina by Marian Keyes, 1 dvd relajante de recopilación softcore, libros de los místicos y psiquiatras más revolucionarios como Viktor Frankl, Osho o Scott Peck... ¿sigo?
- Ah, entiendo... Perdona por mi confusión, sólo bromeaba con los ansiolíticos para relajar el tono, di por hecho que los usabas, espero que no te ofendiera. Ha pasado el tiempo, creo que podemos dar por terminada esta sesión. ¿Necesitas antes preguntarme algo o aclarar alguna duda?
+ No, muy amable, un placer culminar esta sesión aclarándote yo las tuyas. Gracias por el valioso tiempo interespacial.




No hay comentarios:

Publicar un comentario